martes, 27 de agosto de 2013

Se manifiestan beneficiarios y trabajadores del Ayuntamiento, contra y a favor del ViveBús.






Con las puertas abiertas del Palacio de Gobierno, un grupo de señoras, niños y empleadas del Ayuntamiento, manifestaron su indignación porque están en contra de la violencia y del nuevo sistema de transporte.

Al menos así lo explicó María Arredondo, quien dijo  que es gestora social de la colonia Villa Nueva, ante Atención Ciudadana  de la Presidencia Municipal.









Fernanda Alarcón, una empleada que vio incrementado el tiempo para llegar a su trabajo, como miles de chihuahuenses, informó que fueron convocados por Fermín Ordóñez, director de Atención Ciudadana, a través de los comités de vecinos.

A ella le afectó el ViveBus aunque no tanto, porque le tocó la suerte de vivir y trabajar cerca de la ruta troncal.

Para la gestora social, se tiene que ver por las abuelitas que fueron afectadas y por los estudiantes, sugirió que pongan las "rutas viejas, que tiene que dejen las tarjetas, pero que no afecten a tanta abuelita". 

"Nuestro compromiso es por la paz, pluralidad y diálogo", "Los jóvenes apoyamos el nuevo sistema de transporte colectivo", "Ciudadanos apoyando la modernidad de nuestra ciudad" y "Sr. gobernador cuenta con el respaldo de los padres de familia", se leían sobre las pancartas plastificadas y bien elaboradas con tipografía   computarizada, sostenidas con palos gruesos de madera.

Todas las pancartas lucían limpias y los "manifestantes" ordenados, como si quisieran evitar ser criminal izados.

Alrededor de las 5 de la tarde inició el desfile de los manifestantes "ciudadanos", que caminaron sin obstruir las vías y con el apoyo de unos veinte agentes de Vialidad,  por la calle Universidad hasta llegar a la Plaza Hidalgo.

Apoyaban al ViveBús, cada uno a su manera, unos para  "sobarle" al gobernador César Horacio Duarte Jáquez,  tras la manifestación de ciudadanos inconformes por la ineficiencia del ViveBús y otros para decir que regresen las rutas anteriores.
Algunos de los ciudadanos ni siquiera sabían por qué estaban en el lugar. "Sólo queremos paz no violencia", enfatizaba una adulta mayor quien al preguntarle si está conforme con el ViveBús dijo que no.

El lunes, el hartazgo ciudadano se hizo presente, el descontento por un servicio ineficiente debido a la falta de rutas alimentadoras necesarias. No fue una protesta organizada, como la de hoy.


Esta vez no había grupos especiales anti motines, los agentes de vialidad les abrían el paso. Por las puertas de Palacio entraron las favorables expresiones.

Esta vez, si fueron aplaudidas sus acciones, se cambió la represión por el beneplácito. La expresión de los agentes de vialidad cambiaron, ya no era de preocupación y prepotencia. 

"Queremos el ViveBús, queremos el ViveBús", gritaban con voz apagada los manifestantes.

Una señora más ni siquiera sabía que estaba para apoyar el ViveBús, la jaló una vecina, porque Fermín Ordóñez las había convocado.

Y aunque esperaban a unos  600 manifestantes convocados, llegaron poco más de cien, principalmente beneficiarios de programas de Atención Ciudadana.
Tras unos minutos la lluvia termino con su manifestación de apoyo.









1 comentario:

  1. Con voz apagada, Y SIN CONVICCION, SOLO ACARREO -or not-.
    PD.el matacuaz irrumpe.

    ResponderEliminar

Déjanos tu comentario